Lo bueno, lo malo y lo más divertido de El Mundo de Beakman

El Mundo de Beakman es un programa de televisión que, sin duda, marcó la infancia y adolescencia de muchas generaciones. Es imposible hablar de la historia del canal 11 sin pasar por Paul Zaloom, es actor que desde principios de los 90 ha sido encargado de protagonizar a este loco científico, sin olvidar a sus siempre aliados Liza y Lester.

De bata color verde radioactivo y la famosa cabellera “como si le hubiera explotado el boiler” es como recordamos esta serie televisiva que ha tenido un concepto único en su historia.

Seguramente mas de uno de nosotros sería muy feliz si esta serie pudiera volver a ser televisada, o mejor aún, si alguna de nuestras plataformas de streaming decidiera incluirla en su catálogo. En lo personal ha sido una de las series que mejores recuerdos me traen, aquellas tardes sin preocupación en donde sólo te imaginabas ser el doble de Beakman para llevar a cabo los experimentos.

Pero si tú tienes la misma nostalgia que yo, te invito a leer lo bueno, lo malo y lo más divertido y genial de El Mundo de Beakman:

Lo bueno:

Era un programa de alto contenido educativo: Todos sabemos que Beakman nos enseñó de ciencia de forma inigualable. Nunca nadie aprendió tanto en su escuela como con el Mundo de Beakman… bueno, quizá exageré un poco, lo cierto es que era un programa tan bien hecho que sólo necesitábamos explicaciones cortas para entender el suceso y los resultados del experimento.

-La mayoría de los hechos y experimentos siguen vigentes: Esto quiere decir que ¡aprendimos bien! Para todas aquellas mamás que decían que no íbamos a aprender algo bueno viendo televisión, Beakman es el claro ejemplo de que sí.

Lo malo:

Beakman tuvo tres asistentes a lo largo del programa: En realidad no es tan malo, al menos a quien yo recuerdo más es a Liza, pero siempre era divertido verlos en acción.

-Las grabaciones duraban 2 días y medio: Y esto era solo para grabar un programa de ¡22 minutos! Pero estoy segura de que esos días completos en el set de grabación han valido la pena desde 1992 que comenzaron la transmisión hasta ahora, que Beakman sigue siendo un ícono reconocido por grandes y chicos.

Lo más divertido:

Lester y los pingüinos: Todos los personajes de este programa televisivo son entrañables, sin embargo, el humor de la rata Lester interpretada por el actor Mark Ritts es inolvidable. Al igual este par de pingüinos que salían en algunas partes del programa, seguro ustedes también los recuerdan con mucho cariño.

-Explotaba la creatividad: Este punto más que ser divertido me parece excelente. El Mundo de Beakman fue un programa de bajo presupuesto, más que utilizar grandes escenarios y un montón de actores, sólo se enfocó en tres personajes y en usar la creatividad a cada momento. Recordemos los gráficos con los que se explicaban los experimentos y como la cámara jugaba un papel muy importante entre las tomas.

La música fue una composición original: ¿Recuerdan al grupo DEVO? Mark Mothersbaugh formaba parte de esta banda de particular sonido con efectos extravagantes y fue él mismo el compositor de la canción. Definitivamente toda una combinación a la perfección.

¿Cuántas veces quisieron volverse científicos gracias a Beakman? Quizá muchos de ustedes sí lo lograron, algunos otros decidimos que ese camino no era tan sencillo como él lo hacía ver y era mejor dejar la ciencia a un lado. Como sea, El Mundo de Beakman es y será una genialidad por siempre, no niegues que más de una vez también quisiste hacer los experimentos al pie de la letra.

No comments
Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *