Lars von Trier, 4 razones para odiarle

Polémico, icónico, referente de un estilo crudo y duro, Lars von Trier ha hecho de las suyas en el séptimo arte desde ya hace más de cincuenta años. Si aún no lo conoces te presentamos algunas de las razones por las cuales no te dejará indiferente:

1.- El Manifiesto Dogma y el Voto de Castidad: En 1995 ante el auge de producciones cada vez más costosas y el desarrollo de efectos especiales, un grupo de directores daneses encabezados por Lars von Trier y Thomas Vinterberg iniciaron el movimiento conocido como “Dogma 95″ y redactaron  diez reglas (el voto de castidad) para cumplir dicho formato, entre ellas destacaban el uso de locaciones, nada de sets cinematográficos ni decoraciones que no estuvieran contenidas en las mismas, sonido y video se graban de forma conjunta, sin efectos ópticos ni filtros, la película debía ser a color y carecer de iluminación artificial o especial, no podía haber crímenes en la historia o mostrar armas. Ante el rigor de las reglas el formato decayó en el 2005.

2.- El trato a sus personajes: Las historias de Lars von Trier están basadas en un profundo enfrentamiento a la adversidad, no hay película suya donde personaje y ambiente vayan felices de la mano, él mismo se ha referido a esta característica afirmando “Mis películas tratan sobre ideales que chocan contra el mundo. Cada que un hombre las encabeza es porque ha olvidado los ideales. Y cada que una mujer las encabeza es por que ha mantenido sus ideales todo el camino”. Si usted desea acompañar a Björk en su personaje de Selma durante dos horas y veinte minutos de empeño por salir del infortunio, mira –Bailando en la oscuridad– (2000).

3.- El trato a sus intérpretes: Trabajar con un director que dice “básicamente me da miedo todo en la vida, excepto filmar” y no lo hace como eufemismo, tiene sus desventajas, Lars von Trier padece de fobias, entre ellas viajar en avión, lo que le impide filmar más allá de los límites de Suecia o Dinamarca. Los métodos utilizados para aproximarse a la interpretación deseada también no hacen placentera la labor, en la filmación de –Dogville– (2003) para incrementar la sensación de desolación instaló un confesionario fuera del set donde los actores podían aislarse mientras sus expresiones eran grabadas, aquí el tráiler que lo narra: https://www.youtube.com/watch?v=688pYGmwUv4, también es controversial el tratamiento que le ha dado a sus protagonistas mujeres, mientras Björk y Nicole Kidman le acusan de acoso y maltrato, Kirsten Dunst y Charlotte Gainsbourg se refieren al director con buena estima.

4.- El reto que significa ver sus películas: La primera vez que acudí a una película de Lars von Trier fue en una remota sala allá por el sur de la ciudad, después de dos intentos por echar a andar el proyector la película avanzó mas o menos media hora y se fundió, las entradas fueron amablemente reembolsadas o repuestas con un bono para ver ésta misma en otra función, se trataba de -Bailando en la oscuridad- y desconozco si el foco se dañó de depresión o por la duración de la pieza, para superar –Melancolía– tuve que verla tres veces, en las primeras dos la imagen de la luna fue un excelente somnífero, la tercera la vi en televisión y ya juntando las tres ocasiones pude disfrutar del reparto excepcional. Ahora mismo la película -La casa de Jack- (2018) se exhibe en el marco de la 65a Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional, si la ven, me avisan.

Todo lo que siempre quisiste saber de Björk

1 Comment

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *