3 poderosas razones para odiar a “Molotov”

Todo empezó con un sueño de adolescencia, cuando Tito Fuentes y Micky Huidobro, en su época de estudiantes se juntaban para escribir canciones y cantarles a sus maestros, posteriormente en 1995, Huidobro, conformó la banda Molotov, incluyendo a Jay de la Cueva e Iván Jared Moreno “La Quesadillera”. Pero tras una serie de sucesos en 1996, Jay de la Cueva y Jared abandonaron la banda, abriendo oportunidad a los músicos Paco Ayala y Randy Ebright “El gringo loco”.

Con 9 álbumes en su haber, Molotov es considerada una de las bandas de rock en español más importantes en la escena.

A continuación, te contamos más sobre la historia de esta gran banda, a través de “las 3 razones para odiarlos ¿…o amarlos?”

1. Por su estilo irreverente. Es una banda caracterizada por manejar la sátira política y crítica social. Como muestra tenemos su primer álbum “¿Dónde jugarán las niñas?”, envuelto en polémica hasta el grado de ser censurado en varias estaciones de radio y televisión, lo que llevó a los integrantes a salir a las calles para vender su propio disco. En contraste, en 1998 el disco obtuvo una nominación a los Grammy Latino como “Mejor álbum de rock latino/alternativo”, vendieron un millón y medio de copias, además de ser elogiados por importantes medios en Estados Unidos, como: The New York Times y Chicago Tribune.

2. Por las letras de sus rolas. Buscando siempre la innovación pero sin dejar atrás su esencia, Molotov nos ha deleitado con buenas rolas que van desde su perspectiva sobre la política con “Gimme the Power”, hasta un peculiar tributo a Queen con “Rap, Soda y Bohemia”, entre otros éxitos tenemos: “Que no te haga Bobo Jacobo” con un crítica directa al informador Jacobo Zabludovsky, “Más vale Cholo” en la que nos cuentan cómo llegan a una fiesta de narcos sin darse cuenta, El carnal de las Estrellas nos relatan cómo un productor te puede llevar a la “fama”.

3. Por el desmadre en cada toquín. Un cúmulo de emociones, excitación y un empoderamiento rebelde, es lo que significa presenciar un concierto de Molotov. Es inevitable no armar el famoso “Slam” al ritmo de “Puto” “Mátate Teté”, “Chinga tu madre”, entre otras. Prenden el escenario y nos envician al ritmo de los bajos.

Molotov es una de las mejores bandas que nació para revolucionar el mundo de la música y para dar voz a una sociedad harta del sistema. Amarlos u odiarlos, no hay de otra.

Sade: la sensualidad hecha música

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *