“No me reconozco”, un monólogo que te tocará las entrañas