Peep Show: La vida diaria es el infierno

El humor británico es algo sumamente particular. A diferencia de la gran mayoría del humor que llega a nuestras pantallas, el cual proviene desde un punto de vista americano que es más positivo e irreverente, el suyo depende de situaciones completamente bizarras (sin caer en el ridículo que caracteriza a las sitcoms estadounidenses) y de un punto de vista bastante deprimente de la vida cotidiana.

Tomando esto en cuenta, uno pensaría que Peep Show serie una serie relativamente común dentro del mundo de las sitcom, aun considerando su origen. La premisa es simple: Mark y Jeremy son dos compañeros de cuarto viviendo en Londres y la serie se enfoca en sus vidas diarias y en las ocurrencias en las que se encuentran.

Sin embargo, este programa logra diferenciarse de todos los demás por un elemento bastante simple: toda la serie es desde el punto de vista de los personajes. A diferencia de las sitcom comunes como Frasier o de series como Malcolm el de en Medio, a lo largo de la serie el punto de vista es el de la cámara, haciendo que todo sea aún más personal.

De hecho, de ahí viene el título del programa. Es un “peep show” a la vida de Mark y Jeremy.

Antes de hablar de la serie es bastante importante hablar sobre los actores protagonistas de la serie, Robert Webb y David Mitchell.

via GIPHY

Habiendo aparecido en series como Bruiser, el dúo de comediantes se dio a conocer por sus series de sketches “That Mitchell and Webb situation” y “That Mitchell and Webb Look,” las cuales eran unas series de sketches los cuales tenían situaciones bastante extrañas y un tanto perturbadoras en algunas ocasiones.

Esta serie fue desarrollada por Jesse Armstrong (In the Loop, Four Lions) y Sam Bain (The Old Guys, Babylon) con colaboración de Robert Webb y David Mitchell. Tomando en cuenta el número de gente involucrada uno pensaría que la trama sería muy enredada y sin mucho sentido, sin embargo, es todo lo contrario.

Uno de los puntos más interesantes y llamativos de la serie, aparte de la forma en la cual la historia es presentada, es que tiene una trama continua cuyos personajes cambian cada episodio, con consecuencias bastante claras que tienen un impacto importante al resto de la serie y los demás episodios de la temporada.

Si bien es posible el ver cualquier episodio de la serie sin haber visto los demás, disfrutas mucho más de la serie al verla en orden y ver cómo todo cambia de un episodio a otro. Y considerando el enfoque que se le da a los personajes, así como la cuestionable moral que les rodea, es bastante admirable el trabajo que hicieron para poder contar esta historia.

Es complicado tratar de definir el estilo de humor de Peep Show, ya que esta serie es en sí toda una antítesis a lo que muchos consideran aceptable dentro de la televisión. Los protagonistas son personas que son objetivamente horribles, a lo largo de la serie ambos realizan acciones que son, en el mejor de los casos cuestionables, y en el peor de los casos terminan arruinando las vidas de todos los que están a su alrededor.

Creo que la mejor forma de definir Peep Show sería como el completo opuesto de las sitcom tradicionales que vienen de Estados Unidos. Mientras que su humor proviene de situaciones ridículas y de las exageradas reacciones de los protagonistas, Peep Show se centra en la idea que el mundo es un lugar horrible, y todos ahí arruinarán tu vida si tu no arruinas tu propia vida antes.

Y aunque este punto de vista podria hacer para que esta serie sea terriblemente deprimente, el carisma de Mitchell y Webb hace que estos personajes no solamente sean entrañables, si no que su miseria sea algo en cierta forma relacionada, y que puedas reirte de las situaciones tan crueles y desagradables en las que se encuentran.

Mark es un neurótico con problemas muy grandes de inseguridad que no solamente le impiden seguir adelante, si no que en la gran mayoría de las veces son la raíz de todos los problemas a los que se enfrenta; mientras que Jeremy es un vago que pretende ser un músico y estar por encima de los demás pero que únicamente está interesado en hacer lo que quiere.

Sin embargo, la serie impide que estos personajes sean irremediablemente odiosos y de hecho, los vuelve mucho más agradables e interesantes. Ellos sufren las consecuencias de sus actos y siguen adelante a pesar de todo, en cierta forma es algo positivo, pero cuando unos episodios después terminan quemando a un perro para que Jeremy pueda acostarse con alguien, te das cuenta que son personas horribles. Entrañables, pero horribles.

Entre el cast principal de la serie se encuentran Super Hans, un adicto a las drogas brillantemente interpretado por Matt King; Sophie, interpretada por la futura ganadora del Oscar Olivia Colman; e Isy Suttie como Dobby, quien es lo más cercano a un personaje normal en esta serie.

En cuanto a la clase de humor que hay en esta serie, casi nada está fuera de límites respecto a lo que hay aquí. Desde el uso de drogas hasta el quedarse sin hogar; la búsqueda de trabajo y la interminable búsqueda para encontrar el amor verdadero, la serie hace un estupendo trabajo en presentar problemas con los que nos encontramos en la vida diaria, y hacer que sean un poco más horribles de lo esperado para nuestros protagonistas.

La mayor ventaja que tiene esta serie por sobre muchas otras es en el brillante diálogo que hay entre los personajes, es inteligente, sarcástico, hace chistes muy interesantes considerando la situación y contexto en el que se encuentran los personajes, todo esto elevado a un nuevo nivel gracias al gran carisma y talento actoral de Mitchell y Webb.

Peep Show es sin lugar a dudas una de las mejores comedias no solamente del reino unido, si no dentro del medio en general. Con personajes sumamente memorables, un humor bastante diferente a todo lo demás que hay en el medio y actuaciones que sobrepasan todo lo demás que ha habido en los últimos 20 años, es una de las mejores comedias que he tenido la fortuna de ver.

El mayor problema es que, a pesar de tener tantas cosas excelentes, la serie definitivamente no es para todo el mundo. Las constantes humillaciones que sufren nuestros protagonistas hacen que sea un tanto difícil de ver en algunas veces y el estilo de humor no es algo que mucha gente pueda parecerle divertido.

La serie en si no es muy larga, con 9 temporadas de 6 episodios cada una, te recomiendo que un dia veas por lo menos la primer temporada y de ahí decidas si quieres seguir, de todas formas son solo dos horas, y estoy seguro que aun si no la disfrutas te habrá sacado por lo menos un par de risas. La puedes encontrar fácilmente en Internet y en servicios de Streaming, y les aseguro que si le dan una oportunidad no se arrepentiran.

No comments
Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *