Renée Zellweger: De Bridget Jones a Judy, pasando por What if…

Hace un par de semanas vi Judy, estaba en un momento emotivo muy especial, así que no podía ser tan objetiva con mi opinión pero de lo que sí estuve segura desde entonces es de que Renée Zellweger, se merece el Oscar, está espectacular, sin ser cantante profesional interpreta más que dignamente las canciones aunado al salto cuántico que da desde su personaje más emblemático, Bridget Jones, en el estereotipo de la rubia regordeta, sexy y torpemente adorable, a Judy, la frágil estrella en constante implosión.

Me conmovió mucho su papel dulce y quebradizo pero de enorme fuerza interpretativa, me hizo sonreír y soltar un par de carcajadas, me enterneció su soledad y su amistad con esa pareja de fans, me ilusionó su romance con Mickey y me formó algunos nudos moderados en la garganta, estando en mi duelo pero cuando empezó a cantar Over The Rainbow estallé en un llanto incontrolable, de los que salen del alma, haciendo esa catarsis que tanto me hacía falta, aunque no sé, me pareció escuchar que las de la fila de atrás también lloraban. El persono que iba conmigo, músico al fin, se fijó que el baterista no sabía hacer playback pero la verdad, aunque normalmente también me fijo en todo, esta vez no me importó eso, porque cuando una gran actriz está brillando de esa manera, en la pantalla- escenario, interpretando magistralmente a otra icónica estrella, lo demás es lo de menos.

Creo que tengo que volver a verla, vale la pena, no se la pierdan. Y bueno, aunque se que hay un largo lapso de tiempo y varias películas entre las películas donde da vida a éstos disímbolos personajes, incluso un Oscar a mejor actriz de reparto por una que apenas recuerdo, Cold Montain, para mi Renée seguía siendo Bridget hasta que la reencontré hace unos meses en una serie de Netflix What if que me atrapó básicamente por ella, y ahí es donde entendí que la “gordita torpe” por fin quedó atrás, (incluso la más actual, la madura, la de El bebé de Bridget Jones) para dar paso a esta delgadísima y maquiavélica, mujer que hace ver su suerte a un joven matrimonio, en un juego psicológico de poder, destino, deseo, amor y elecciones. Pero aún con este antecedente del radical cambio físico de la actriz, me sorprendió mucho en Judy, parecía que iba a quebrarse en cualquier momento, su trabajo actoral y corporal, incluso la esencia que le inyecta al personaje directo en las venas, es soberbia, y la Academia se lo reconoció.

No comments
Share:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *