Van Gogh en la puerta de la eternidad, reseña

“Quizá Dios me hizo pintor para gente que aún no nace” Van Gogh (At Eternity Gate)


Luego de esta frase en la película quise compartirte que existió un gran artista que fue, no solo un gran pintor, sino para un servidor el mejor y mas grande de todos los tiempos. Realizó cerca de 900 cuadros de los que sólo vendió uno en vida, entre ellos, realizó 43 autorretratos y 148 acuarelas, mas de 1600 dibujos. Hijo del pastor Theodorus Van Gogh y nacido en 1852 en Holanda fue el mayor de seis hermanos, pero mantuvo una relación muy cercana con su hermano Theo, 4 años menor. En la edad adulta vivió en la pobreza y nunca experimento el éxito de su talento, con una enorme depresión en su vida y con constantes ataques, murió de un disparo en el estómago que lo mantuvo dos días en agonía antes de cumplir los 37 años de edad y lo cual nunca ha sido del todo esclarecido.


Fue hasta un año después de su muerte, cuando su fama logró alcanzar lo que hoy en día es la vida de uno de los representantes mas importantes de la pintura de todos los tiempos, pero, hay muchos momentos importantes de la vida del artista y uno de ellos fue la relación con su amigo el pintor Paul Gauguin con quien se ha escrito muchas veces acerca de la discusión por su separación y de la cual derivo el famoso hecho de cortarse la oreja, momento que marcó en adelante su vida.


La película Van Gogh (At Eternity Gate) retrata justo este periodo y nos deja ver de la mano de la maravillosa actuación de Willem Dafoe el sentir de Vincent sobre el paso del tiempo y su obra, sobre su legado a la eternidad.

La cinta esta realizada en una paleta de colores amarillos y azules tal como sus propias pinturas, el director con el manejo de cámara en primera persona nos permite de alguna manera sentir un poco de sus sentimientos y frustraciones, al mostrarnos movimientos bruscos de cámara nos relata su andar atormentado, sobreponiendo los diálogos a manera de pensamiento, nos hace sentir participes de sus memorias y su manera de percibir al mundo, nos deja ver un Vang Gogh triste y solo. El lenguaje corporal de Willem Dafoe, su expresión tan marcada, la música instrumental y la cromática de la película nos permiten observar a Van Gogh desde la perspectiva de su realizador (Julian Schnabel director) con una mirada de respeto y admiración al trabajo de un genio que sin duda es el mejor pintor que haya existido al día de hoy.

Fuente Cinepolis.


Esta cinta hace una marcada referencia a la visión y búsqueda de todo artista por perdurar y ser valorado, por dejar un legado en este mundo incluso después de la muerte y es ampliamente recomendada, también debes saber que por esta interpretación el actor Willen Dafoe esta nominado en esta próxima entrega de los Oscares como Mejor Actor Protagónico y luego de verla estarás de acuerdo con ello.


Antes de irme quisiera recomendarte Loving Vincent una película de 2017 realizada con la técnica de pintura sobrepuesta en cronograma acerca de los últimos días de Vincent van Gogh y que vale mucho la pena ya que fue un trabajo realizado a lo largo de diez años, en la que participaron mas de 165 pintores y sé que también te gustara.

Fue un placer saludarte, no olvides las palomitas y nos vemos con mas de cine.

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *